lunes, 5 de septiembre de 2016

SEPTIEMBRE: CONFERENCIAS ESPECIALES TODOS LOS DOMINGOS A LAS 10 AM.

TODOS LOS DOMINGOS, CONFERENCIAS PÚBLICAS A LAS 10 AM. COMPLETAMENTE GRATUITAS. FRAGMENTO DEL CAPÍTULO MEMORIA TRABAJO, POR EL VENERABLE MAESTRO SAMAEL AUN WEOR, LIBRO LA GRAN REBELIÓN. Incuestionablemente cada persona tiene su propia Psicología particular, esto es irrebatible, incontrovertible, irrefutable. Desafortunadamente las gentes nunca piensan en esto y muchos ni lo aceptan debido a que se hallan atrapados en la mente sensorial. Cualquiera admite la realidad del cuerpo físico porque lo puede ver y palpar, empero la Psicología es cuestión distinta, no es perceptible para los cinco sentidos y por ello la tendencia general a rechazarla o simplemente a subestimarla y despreciarla calificándose de algo sin importancia. Indubitablemente cuando alguien comienza a auto-observarse es señal inequívoca de que ha aceptado la tremenda realidad de su propia Psicología. Es claro que nadie intentaría auto-observarse si no encontrara antes un motivo fundamental. Obviamente quien inicia la auto-observación se convierte en un sujeto muy diferente a los demás, de hecho indica la posibilidad de un cambio. Desafortunadamente la gente no quiere cambiar, se contenta con el estado en que vive. Causa dolor ver cómo las gentes nacen, crecen, se reproducen como bestias, sufren lo indecible y mueren sin saber por qué. Cambiar es algo fundamental, pero ello es imposible si no se inicia la auto-observación psicológica. Es necesario empezar a verse a sí mismo con el propósito de auto-conocernos, pues en verdad el humanoide racional no se conoce a sí mismo. Cuando uno descubre un defecto psicológico, de hecho ha dado un gran paso porque esto le permitirá estudiarlo y hasta eliminarlo radicalmente. En verdad que nuestros defectos psicológicos son innumerables, aunque tuviéramos mil lenguas para hablar y paladar de acero no alcanzaríamos a enumerarlos a todos cabalmente. Lo grave de todo esto es que no sabemos medir el espantoso realismo de cualquier defecto; siempre le miramos en forma vana sin poner en él la debida atención; lo vemos como algo sin importancia. Cuando aceptamos la doctrina de los muchos y entendemos el crudo realismo de los siete demonios que Jesús el Cristo sacó del cuerpo de María Magdalena, ostensiblemente nuestro modo de pensar con respecto a los defectos psicológicos, sufre un cambio fundamental. No está de más afirmar en forma enfática que la doctrina de los muchos es de origen Tibetano y Gnóstico en un ciento por ciento. En verdad que no es nada agradable saber que dentro de nuestra persona viven cientos y miles de personas psicológicas. Cada defecto psicológico es una persona diferente existiendo dentro de nosotros mismos aquí y ahora. Los siete demonios que el Gran Maestro Jesús el Cristo arrojó del cuerpo de María Magdalena son los siete pecados capitales: Ira, Codicia, Lujuria, Envidia, Orgullo, Pereza, Gula. Naturalmente cada uno de estos demonios por separado es cabeza de legión. En el viejo Egipto de los Faraones, el iniciado debía eliminar de su naturaleza interior a los demonios rojos de SETH si es que quería lograr el despertar de la conciencia. Visto el realismo de los defectos psicológicos, el aspirante desea cambiar, no quiere continuar en el estado en que vive con tanta gente metida dentro de su psiquis, y entonces inicia la auto-observación. A medida que nosotros progresamos en el trabajo interior podemos verificar por sí mismos un ordenamiento muy interesante en el sistema de eliminación.

No hay comentarios:

Video Invitación 15 ANIVERSARIO.

HAGA CLICK EN PANTALLA COMPLETA Y LUEGO EN LA FLECHA PARA REPRODUCIR.